Follow by Email

Monday, February 18, 2008

El coño de las secretarias

El coño de las secretarias


Para Juan Manuel de Prada.


Margarita tiene el horario estricto. Por las mañanas va a la oficina a las ocho y media de la mañana, porque el reloj-checador no falla, y como Margarita tiene el horario estricto lo demás lo tiene igual.
Margarita sale de su lugar de trabajo a las dos de la tarde. Va a su casa porque a las cuatro y media tiene que estar de vuelta en la oficina para salir a las ocho de la noche.
Entonces, Margarita tiene todo bajo estricto horario. Va al baño a las tres y media de la tarde. Come a las dos y media y así, Margarita hace todo mecánicamente y de lunes a sábado.
El café para el jefe tiene que estar listo a las nueve y media de la mañana, y con dos de azúcar.
La ropa también la usa bajo estricto orden semanal.
El lunes lleva la blusita amarilla que combina hábilmente con la tanga del mismo color.
El martes le toca en turno al azul turquesa, que nuestra hábil secretaria combina perfectamente con la pantaleta del mismo tono.
El miércoles tiene que llevar la blusa blanca, que Margarita combina con las braguitas de encaje del mismito color que la blusa sin mangas y escote súper sexy al frente, mismo que deja a la vista del jefe el lunarsazo en un globo de uno de sus pechos.
El jueves es para el tono caqui, que Margarita no paró, hasta conseguir un braga del mismo tono.
El viernes Margarita se aparece de color negro y va libre de toda tanga, braga, calzón o como quiera que se le llame (el color negro del coñazo contrasta con el color que le toca llevar ese día).
En tanto el sábado, como nada más trabaja medio día, puede incluso ir de sport, o como quiera, porque en la tarde le toca ir, como todas las tardes de sábado, al cine.
El jefe de Margarita se dio cuenta de que el viernes la mujer no llevaba calzón un día de dictado en sus piernas, y cuando él empezó con sus toqueteos aquí y allá.
Margarita nada más se dejaba hacer, tocar, abrir.
Abre entonces las piernas (y por ende el coñazo) y el jefe puede, con manos libres quiero decir, maniobrar a su antojo y al de Margarita en ese coñazo coqueto que lleva presumiendo por aquí y por allá y por acullá.
Los textos que el jefe le dictaba terminaban en el triturador o, simplemente, nunca llegaban a su destinatario, pero eso sí los dedos, medias y muslos de la muchacha quedaban húmedos de los líquidos propios.
Ni qué decir cómo quedaba el coño ese día que la bella secretaria iba sin nada más que la mini.
Pero ella, con tal de recibir cada semana su pago puntual se dejaba tocar. Aunque el viernes el jefazo se pasaba literalmente de la raya y le penetraba ese suculento manjar con un lápiz de la marca Berol del número 2 y ½ , porque Margarita ese día, iba libre de ropaje interior.
El coño de Margarita, abultado por antonomasia, abierto todos los viernes, extrañaba el sábado el lápiz de la marca Berol y del número 2 y ½.
Coño precioso y preciso el que tenía Margarita, la secretaria en cuestión (como tenía todo lo demás, bajo estricto orden de tiempo y días).
Por eso, cuando Margarita no iba a la oficina (que era nada más el domingo, sábado por la tarde o cuando se enfermaba), se pasaba todo el santo día (de asueto por decir lo menos), libre de linchamientos, de humedades, de toqueteos y de objetos dentro de ese magnífico y coqueto coño. Aunque Margarita, en el, ahora sí literal sentido de la palabra, los extrañara en el fondo, muy en el fondo de su ser.

Monday, February 11, 2008

Gran trofeo



El trofeo para el triunfador MVP

Eli Manning



Victorioso levanta los brazos, el menor de la dinastía Manning

Gigantes campeón A WEBO




Aunque le voy a los Vaqueros, y los Gigantes se chingaron a los Vaqueros, no puedo irle a otra conferencia que no sea la Nacional. Así que... Gigantes campeón, como ño

Tuesday, February 05, 2008

Otro cadáver

Otro cadáver...

Jaime Obispo / Alberto Llanes


Soy en principio un átomo rebelde
que da vueltas por la vida
por la inmensidad
por la vida…
no tengo conciencia del cuerpo que formo
pero a veces
huelo algo agridulce y escucho suaves y pausados gemidos
que pian pianito aumentan mi lívido
y surge entonces mi principio rebelde
que es el átomo
que vive dentro de mí
me desato
acalambro el aire
inundo las cavidades
y despierto al polen y a las minúsculas criaturas del cosmos
que habitan mi cerebro desde hace siglos
y partir de que unos marcianos insertaron un chip en mi cabeza
y entonces…
oigo voces...
gemidos...
pisadas...
disparos...
aplausos…
clap clap clap
pasos en un charco de agua
posh posh posh
humanidades, galaxias completas he tenido que mantener
por eso devoro asteroides y hoyos negros
compactos meteoros
clásicas lluvias de estrella
inalcanzables planetas en que no estás tú
cinturones de orión
crepusculares orbitas...
anillos...
que aniquilo en clave morse porque en tu planeta me quedé...
ahí... reducido a
NADA
porque incorpóreo vacío transparente
soy
fuera de tu órbita
lejos de la gravedad de tu cuerpo
y me quedo esperando el silencio
el fuego
las ansias
el átomo rebelde que reverbera y fluye lento
por todo tu cuerpo.